Restaurante El Bohio | Restaurante
15893
page-template-default,page,page-id-15893,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
Slide background
Slide background
Slide background
Slide background

Nuestro Equipo

Pepe Rodríguez: nuestro jefe de cocina

Hoy en día reconoce que a lo que se dedica no lo puede calificar de profesión, sino una forma de vida. Su principal mentor fue Martín Berasategui.

Diego Rodríguez: nuestro jefe de sala

Encargado del delicado trabajo que es el bienestar y funcionamiento de la sala.
Comodidad y servicio no se echarán de menos.

José C. de la Fuente: nuestro sumiller

Ha formado parte como jurado en algunas ediciones de los premios Gran Selección dentro de los apartados de Vinos.

portada_aperitivos_restaurante

Nuestros Sumilleres

sumillers1_junio_2016

Nuestra Historia

Heredero del único bar de carretera que había entre Madrid y Toledo antes de la Guerra Civil.

El Bohío es ante todo un restaurante familiar donde la tercera generación (Pepe y Diego) a través de su experiencia profesional e ilusión han sabido imprimir carácter y marcar un estilo propio a este ya casi olvidado mesón castellano para convertirlo en uno de los templos de cocina de vanguardia más importante de este país. Situado en la antigua carretera de Madrid-Toledo a sólo 35 Km. de Madrid y dentro del pueblo de Illescas.

El Bohío lo fundaron unos años antes de la guerra civil española Vicente, Romana y nuestra abuela Valentina. El nombre de El Bohío se debe a que nuestra familia materna vivió en Cuba; de hecho nuestra madre nació allí. Un bohío es una construcción típica de los países sudamericanos y caribeños hecha con maderas y cañas. Nada que ver con la acogedora y moderna ambientación que este restaurante tiene hoy pero que perpetúa con el nombre de su origen humilde.

El restaurante es un señuelo para quienes buscan una cocina de vanguardia pero a la vez apegada al producto y a los sabores de la tierra. Una de las cartas de vinos más laureadas de España (que se presenta a la clientela en siete voluminosos tomos) es otro de los alicientes de esta acreditada mesa.
La casa de comidas ya existía como tal antes de la guerra civil y ejercía incluso como el único lugar en donde hacer una parada para comer entre Madrid y Toledo, tras hacer famosa su receta de perdices escabechadas.

Nuestra Fototeca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies